coriza infecciosa tratamiento en colombia
15/09/2020 Por admin Desactivado

Coriza Infecciosa una de las principales enfermedades de los pollos

Table Of Contents

驴Qu茅 es la coriza infecciosa?

La coriza infecciosa es una enfermedad muy contagiosa que afecta el aparato respiratorio de todas las gallin谩ceas, y otros 贸rganos, tejidos y sistemas no respiratorios.

  • La importancia econ贸mica de esta enfermedad en pollos de engorde, criollos y pollos finos (gallos de pelea) se debe principalmente a los decomisos en plantas de procesado.
  • En aves de vida larga la mayor importancia radica en las bajas de producci贸n de huevo, que pueden oscilar entre 2 y 40%.

La asociaci贸n con virus respiratorios (Enfermedad de Newcastle, Bronquitis infecciosa, Metapneumovirus, Mycoplasma, etc. as铆 como con bacterias oportunistas (E. coli, Gallibacterium anatis, Ornithobacterium, etc.) agrava las manifestaciones cl铆nicas de la coriza infecciosa y afecta severamente los par谩metros productivos. Coriza infecciosa es una enfermedad end茅mica en pa铆ses con granjas multi-edades y con medidas de bioseguridad endebles.

Agente causal de Coriza Infecciosa

coriza infecciosa tratamiento en colombia

El agente causal de la infecci贸n de Coriza infecciosa es la bacteria Avibacterium (Haemophilus) paragallinarum, que se clasifica como Gram negativa y que tiene requerimientos in vitro de nicotin adenin dinucle贸tido (NAD) o factor V.

Existen 75 grandes segmentos gen茅ticos mayores a 500 nucle贸tidos, dentro de los cuales se ha resuelto la localizaci贸n de 1024 genes.

Se han identificado 103 genes asociados a factores de virulencia, como los que codifican la c谩psula, hemaglutinina, LPS, RTX, Fimbrias tipo IV y prote铆nas de fusi贸n de membrana, entre otros. Se han reconocido genes que codifican aproximadamente 2994 prote铆nas, lo que representa el 87.3% del total de elementos org谩nicos.

Esquemas de serotipificaci贸n de la coriza infecciosa

Existen dos diferentes esquemas de serotipificaci贸n, ambos interrelacionados:

  • Esquema de Page (1962), el m谩s utilizado originalmente. Esquema de Kume (1983) El esquema de Page fue inicialmente desarrollado usando la prueba aglutinaci贸n en placa, para reconocer tres serogrupos, A, B y C.
  • La serotipificaci贸n de Kume emplea la prueba de inhibici贸n de la hemoaglutinaci贸n para la identificaci贸n de serogrupos de Avibacterium paragallinarum. Reconoce siete serovares y tres serogrupos, los cuales corresponden a los serogrupos A, B y C de Page.

Los tres serogrupos de Page representan tres 鈥渋nmunovares鈥 diferentes y se sabe que las vacunas o bacterinas basadas en un solo serogrupo de Page no proporcionan protecci贸n suficiente contra los otros dos serogrupos de Page.

. Blackall, un reconocido especialista en Avibacterium paragallinarum, identific贸 dos serovares m谩s (A-4 y C-4).

En estudios de protecci贸n cruzada se observ贸:

  • Moderada a aceptable protecci贸n entre serovares 鈥 Ej. A-1 y A-2; A3 y A4
  • Escasa protecci贸n entre serogrupos (A, B y C)

Deben realizarse peri贸dicamente estudios de protecci贸n cruzada para confirmar o descartar esta protecci贸n cruzada

Para el serovar B se han identificado variantes que al parecer no inducen protecci贸n cruzada, lo que hace necesarios estudios m谩s profundos para tener una idea m谩s clara de la posible protecci贸n cruzada. Se han identificado en M茅xico mediante pruebas de ERIC-PCR, patrones moleculares diferentes a los del serogrupo B.

Diagn贸stico de la coriza infecciosa

coriza infecciosa tratamiento en colombia

El material a enviar es preferentemente cabezas de animales con corrimiento en
condiciones de refrigeraci贸n. A la llegada de los materiales se quema la zona del seno infraorbitario con esp谩tula caliente y se practica una incisi贸n con material est茅ril. El in贸culo se obtiene con asa desde su interior.

Los medios se enriquecen son suero aviar, cloruro de sodio y los factores V y X o usando una siembra en estr铆a de Staphylococcus aureus. Los m谩s usados son agar sangre, agar triptosa o caldo cerebro coraz贸n.

La bioqu铆mica t铆pica es ser positiva a Maltosa, D-Manitol y D- Sorbitol y negativa a Trealosa.

Diagn贸stico diferencial

En 茅l debemos incluir otras afecciones respiratorias como Mycoplasma gallisepticum y M. synoviae. La forma cr贸nica del c贸lera aviar por sus lesiones en las barbillas debe ser tambi茅n considerada as铆 como la viruela cuando afecta las narinas puede ocasionar tambi茅n corrimiento nasal.

Ornithobacterium rhinotracheale debe ser considerado por su sintomatolog铆a. De las de origen viral Metapneumovirus (s铆ndrome de cabeza hinchada) tiene que incluirse ya que sus lesiones se asemejan en particular cuando se agregan bacterias como E. coli.

Otras afecciones virales como bronquitis, laringotraque铆tis, etc., pueden en sus comienzos presentar corrimiento nasal pero el resto de signos y s铆ntomas que las acompa帽an permiten descartarlas inicialmente.

Tratamiento de la coriza infecciosa

El cuadro cl铆nico mejora r谩pidamente con el uso de sulfas y/o antibi贸ticos. La v铆a m谩s utilizada es el alimento y lo ideal es mantenerlo durante 7 a 10 d铆as. El seno infraorbitario y el tipo de concreciones caseosas aparecen en ellos y las barbillas, son lugares dif铆ciles de alcanzar para los f谩rmacos.

Con mucha frecuencia se producen reca铆das y es necesario repetir el tratamiento. El lote debe ser considerado como portador de por vida. La difusi贸n relativamente lenta de la afecci贸n permite que a煤n luego del tratamiento, parte de la poblaci贸n permanezca todav铆a susceptible. En ese caso, la opini贸n del veterinario responsable respecto a agregar en el plan vacunaciones es muy importante.

Los antibi贸ticos usados con mayor frecuencia son las tetraciclinas y la eritromicina. Se deben respetar las reglamentaciones en vigencia en cada pa铆s y aplicarlos bajo supervisi贸n veterinaria.

La aparici贸n de resistencia a estos f谩rmacos se ha reportado desde diferentes 谩reas geogr谩ficas por lo que un antibiograma que incluya al menos tres niveles de concentraci贸n del antibi贸tico es aconsejable.

驴Porque ahora se la observa con mayor frecuencia?

Entre algunos avicultores existe la creencia que actualmente la enfermedad ha vuelto a presentarse con mayor frecuencia. Es posible que esto est茅 sucediendo debido a nuevas condiciones de alojamiento y manejo derivadas de los cambios econ贸micos de la industria.

En postura comercial, la utilizaci贸n en la regi贸n de jaulas autom谩ticas superpuestas de varios pisos es hoy una realidad cada vez m谩s difundida. La falta de mano de obra y su costo empujan en esa direcci贸n. Pero por razones de escala, las unidades se componen ahora de muchas m谩s aves que en el pasado por galp贸n.

Ello llev贸 a que se integren ahora con m谩s de un lote de diferentes edades. Por una parte las plantas de incubaci贸n en muchos de nuestros pa铆ses no est谩n capacitadas para entregar un n煤mero tan elevado de pollitas en un solo nacimiento.

A ello debemos agregar la realidad siempre presente de tratar de tener un 鈥減lateau鈥 de producci贸n a lo largo de todo el a帽o. El objetivo es mantener a nuestros clientes permanentemente abastecidos de la cantidad de huevos con el peso que el mercado solicita.

En la producci贸n de carne la cama se ha convertido en un nuevo problema. Los costos de la misma se han elevado ya que algunos elementos de los m谩s utilizados, como la viruta de madera o la cascarilla de arroz, se utilizan en otras 谩reas como la producci贸n de energ铆a que est谩 en condiciones de pagar precios m谩s altos por ellas.

Las reglamentaciones vigentes de bioseguridad llevan a que sustituirla al cabo de cada crianza se haya vuelto otro elemento que sube el costo de producci贸n y demora los ciclos.

Todas estas circunstancias llevan a que se la reutilice en varias oportunidades. Si el tratamiento de compostaje que debe efectuarse con ellas no alcanza la temperatura y el tiempo necesarios, estamos dando lugar a una posible 鈥渢ransmisi贸n entre generaciones鈥 de pat贸genos incluida la coriza infecciosa.

El concepto 鈥渢odo adentro, todo afuera鈥 inclu铆a en el pasado no solo a las aves sino a todo su entorno incluyendo la cama utilizada. Generalmente al fin de cada lote se la vend铆a a buen precio y ten铆a demanda elevada. Esos tiempos han pasado para siempre por lo que debemos mentalizarnos la aplicaci贸n de un manejo adecuado de la misma para evitar entre otros problemas m谩s graves a coriza infecciosa.

Prevenci贸n de la coriza infecciosa

Adem谩s de todas las l贸gicas medidas de bioseguridad aplicadas en casos de afecciones que dejan aves portadoras como no mezclar edades y/o or铆genes, la vacunaci贸n es una opci贸n importante.

Para ello se utiliza el germen inactivado por diferentes agentes (formol, timerosal) que con escasas diferencias se han mostrado resultados exitosos. Debe incorporarse un adyuvante para mejorar la respuesta inmune. Tanto el gel de hidr贸xido de aluminio como suspensiones de tipo oleoso son adecuados.

En el pasado, el 茅xito de las vacunas comerciales estuvo en discusi贸n. La utilizaci贸n en la misma de los serotipos A, B y C simult谩neamente mostr贸 que de ese modo se adaptaba a todas las condiciones locales.

Como es l贸gico la inmunidad ser铆a mucho m谩s fuerte si se incluyera adem谩s los subtipos de Kume ya que no existe una inmunidad cruzada total entre ellos. Su elevado n煤mero har铆a los costos de una vacuna est谩ndar para ser utilizada en diferentes regiones, prohibitivo.

En ocasiones se utilizan autovacunas a partir de aislamientos de la propia granja donde ni siquiera se tipifica el serotipo actuante proporcionando buena inmunidad. Como es l贸gico son aplicaci贸n estrictamente local.

El momento de aplicaci贸n var铆a seg煤n su presentaci贸n. En algunas granjas el problema es previo al inicio de la postura por lo que una dosis se da a las 8 鈥 10 semanas y la segunda a las 16 鈥 17 en las ponedoras o reproductoras.

En otros lugares el problema se presenta durante o inmediatamente despu茅s del pico de producci贸n por lo que se recomienda aplicarla a las 17 鈥 18 semanas y un refuerzo a las 22 鈥 23, antes de alcanzar posturas m谩s elevadas.

En lugares donde se ha presentado repetidamente con reca铆das frecuentes es posible que al comienzo de la aplicaci贸n de un plan de vacunas haya que proporcionar una tercera dosis incluso administrar antibi贸ticos en el alimento hasta poner la situaci贸n bajo control.

Para los parrilleros deber铆amos confiar m谩s en una buena desinfecci贸n y bioseguridad entre lote y lote ya que su vida corta impide alcanzar una buena inmunidad en los momentos de mayor riesgo.

En resumen: como en muchos otros casos tambi茅n en coriza infecciosa un manejo correcto y bioseguridad son las mejores armas.